Vendajes Neuromusculares

Vendajes Neuromusculares

Técnica creada por Kenzo Case a principio de los años 80 basada en nociones de kinesiología. Este desarrolla un esparadrapo elástico que mejora la función de la musculatura sin limitar los movimientos, partiendo de la base de que el movimiento y la actividad muscular son imprescindibles para mantener o recuperar el segmento dañado del cuerpo. A partir de los años 90 se observan que las aplicaciones pueden ser muchas y mas amplias y se introduce en Europa.

Sirve como coadyuvante  a diferentes técnicas como el masaje, la osteopatía, técnicas miofasciales, drenaje linfático….

Dependiendo de como se coloca el esparadrapo, la tensión que se le da, la dirección, y la forma, tiene diferentes acciones: relajante muscular, estimulante muscular, relajante tendinoso, como ayudante al tratamiento miofascial, al tratamiento de drenaje linfático, tendinitis, en casos de dolores menstruales, escoliosis, problemas respiratorios y en osteopatía infantil entre otras muchas lesiones.

Por lo tanto es importante tener altos conocimientos de la anatomía palpatoria para conseguir buenos resultados con este tipo de técnica.

El esparadrapo mejora el movimiento, la circulacion sanguínea, linfática y la temperatura corporal del segmento.

 

Efectos del esparadrapo

  • Efecto elevador sobre la piel.
  • Efecto de tracción sobre la piel.
  • Efecto térmico.

Acciones del esparadrapo

  • Acción circulatoria, porque normaliza la circulación sanguínea y la evacuación linfática.
  • Disminuye el dolor por la acción sobre los nociceptores al ampliar el espacio y disminuir la presión.
  • Mejora el patrón de movimiento fisiológico.
  • Sobre el tono muscular puede elevarlo o disminuirlo, dependiendo desde donde se empiece a pegar el esparadrapo.
  • Tiene una acción biomecánica al poder cambiar ligeramente la posición de los huesos de una articulación, aumentar su componente de rodadura, y al estar mejor alineada, mejora el patrón de  movimiento.
  • Aumenta y refuerza los estímulos exteroceptivos, osea de los estímulos externos.
  • Por último tiene una acción neurorefleja porque actua sobre la piel, los músculos, las vísceras, el tejido conjuntivo y el hueso.